Voluntariado

Voluntariado

Contamos con el apoyo de un grupo de voluntarios que colaboran y participan solidariamente en las distintas áreas de nuestras actividades y que son uno de los pilares del funcionamiento del Centro.

Son los llamados voluntarios sociales, regulados por la Ley 25.855, que desarrollan, por su libre determinación, de un modo gratuito, altruista y solidario, tareas de interés general en la organización, sin recibir por ello remuneración, salario, ni contraprestación económica alguna.

Se trata de asumir un compromiso con los principios y objetivos de la Familia Conin y su gratificación será la satisfacción de poder ayudar a otros con su tiempo, con sus habilidades personales o con los recursos que puedan poner a disposición de bien común.

Si te interesa formar parte de nuestro equipo, podes contactarte por mail. 

 

Testimonios

Voluntaria: María Fernanda Ialonardi

Llegué a CONIN por una amiga que tengo acá. Ella hace tiempo que trabaja en CONIN y me anoté como voluntaria por Internet y después de unos meses me llamaron. Me dijeron que necesitaban alguien para el ropero y dije que sí. Yo estaba dispuesta a cualquier tipo de actividad. Tenía ganas de estar acá en el Centro y como tengo más tiempo ahora. Yo ya tengo los hijos grandes entonces me parecía importante dedicar tiempo en algún voluntariado. A mí cuando llegué me preguntaron qué quería hacer, qué tenía ganas de hacer, si tenía ganas de dar algún curso, yo les dije que estaba abierta a cualquier cosa.

El ropero me encantó. Me gusta el tema de organizar y clasificar. Proveer a la gente cuando vienen a pedirte. Satisfacer las necesidades de las mamás con los chiquitos. Es muy tranquilo: estoy todo el tiempo tratando de clasificar, de ordenar para que cualquiera pueda encontrar las cosas incluso si yo no estoy. Cuando vine estaba bastante caótico todo y voy tratando de buscar ese orden. Hace un mes que estoy y me siento muy bien, las chicas (voluntarias y profesionales) son bárbaras todas.

Visto desde adentro las cosas se ven diferentes. Desde afuera no se palpa cuán intensivo es el trabajo. La organización puesta en cada tarea se ve solamente estando acá. Desde la comida, los bolsones y que detrás de cada trabajo hay un profesional. Cualquier detalle está puesto en cada actividad. Cada cosa se destina, se organiza y son muchos detalles detrás de un pequeño sector. Cómo se destina cada cosa es bastante minucioso todo. Yo nunca había tenido experiencia en un voluntariado pero encuentro esta como buenísima.

 Profesional voluntaria:  Psicopedagoga Fabiana Marchelli.

Yo estoy acá hace cinco años. Me contacté con CONIN a través de la ONG Súper Tenedores. En CONIN no tenían psicopedagoga y yo empecé con los Talleres de Formación Humana. Trabajaba con las mamás. Les tomaba un Test de Raven para evaluar el coeficiente intelectual de las mamás. El test sirve para proveer datos que se usan para acomodar los mensajes, las indicaciones y las sugerencias que les damos a las madres en relación con la educación de los hijos, los requerimientos nutricionales, los cuidados de la salud.

La necesidad de que una psicopedagoga trabajara con los nenes en la estimulación psicomotriz y del lenguaje hizo que yo me empezara a involucrar cada vez en más actividades y tareas. Entonces quedé al poco tiempo trabajando en el área de Desarrollo Infantil, evaluando a los nenes y trabajando en la parte de estimulación. Psicopedagogía trabaja con los chiquitos de 3 a 5 años. Con los más chiquitos trabaja una kinesióloga que se ocupa de lo que es Atención Temprana.

Una de las diferencias fundamentales desde que entré a CONIN hasta ahora es en cuanto al edificio. Cuando empezamos el espacio era más reducido y todo lo hacíamos en la planta de abajo. Los consultorios, los talleres, todo se hacía en el espacio de la casa. El edificio fue creciendo, fue mejorando y nos dispuso a trabajar con otros espacios y mayor comodidad. Sin embargo, lo bueno del comienzo era que como las dificultades eran enormes el equipo tenía que trabajar haciendo uso de su creatividad, imaginación, buena voluntad y paciencia para que pudiéramos llevar a cabo todas las actividades. Eso era lindísimo. Se trabajaba con un espíritu de equipo muy particular. Hoy seguimos con ese espíritu de equipo pero con más espacio y comodidad. Se trabaja con más idoneidad porque necesitas de esos lugares para poder trabajar bien.

A mí me gusta la obra de CONIN por sobre todas las cosas porque no es puro asistencialismo. Aborda el tema de la desnutrición desde todas las áreas. Vos acompañas a la familia no solamente con lo que tiene que ver con la salud sino con lo que tiene que ver con la educación y lo que tiene que ver con lo social. A mí me parece que es la única manera de abordar la pobreza para intentar alguna clase de cambio. Eso me encantó de CONIN. El Dr. Albino además me parece que es una figura muy convocante. Yo lo escuché hablar y me fascinó la persona de él y me fascinó su obra. Además como soy psicopedagoga estoy convencida de que cuanto más temprano empezás a trabajar con el niño, más posibilidades de éxitos tenés en cuanto a que va a desarrollar más saludable y va a crecer mejor. Entonces era él lugar en dónde empezar a trabajar.

Me parece que el equipo humano, tanto profesional como voluntario es algo excepcional. Es un grupo de gente con la que yo me siento cómoda, gente a la que valoro mucho y  gente que yo sé que me valora mucho. Hay un clima de trabajo, de alegría, de vocación que hace que sea un lugar que a uno le gusta, donde uno quiere estar. Eso me parece que es algo fundamental.

 

ADOLESCENTES PROMOTORES DE RESPONSABILIDAD SOCIAL

Proyecto “IAE Solidario colabora con CONIN”:

La experiencia tiene como fin principal educar a nuestros alumnos en la solidaridad, ya que ser solidarios no sólo significa participar en campañas de ayuda, sino también sentir, pensar y actuar la solidaridad como valor ético que sea parte de nuestra vida.

En su implementación se da respuesta a algunas necesidades de la comunidad en general, sea a través del aporte de recursos materiales (comida, ropa, calzado, útiles, etc.) como de recursos humanos (tiempo, creatividad, acogida, etc.)

Así surge el Proyecto “IAE Solidario colabora con CONIN”, donde un equipo de docentes comprometidos con el emprendimiento “IAE Solidario” y conocedores de los fines y el funcionamiento de CONIN, coordinan las tareas en común acompañados por padres de la comunidad educativa y un numeroso grupo de alumnos seleccionados en un principio por sus condiciones de potenciales líderes.

Ese conjunto de alumnos proponen, organizan y desarrollan acciones para obtener elementos y materiales que sean útiles en las múltiples actividades que se desarrollan en CONIN; los seleccionan, acondicionan y clasifican, participando en las instancias de distribución. Todo con el permiso especial que sus familias les otorgan, teniendo en cuenta su condición de menores.